• Equipo Impacta

Transformación digital: ¿Un desafío para los jóvenes servidores públicos?


El 64% de gerentes públicos latinoamericanos ha participado en los últimos cinco años en un proyecto tecnológico que presentó dificultades en su realización por la carencia de habilidades de los trabajadores responsables (BID, 2021). ¿En el Perú la realidad será distinta? El siguiente artículo[1] busca aproximarse a la caracterización del empleado público [2], con énfasis en los jóvenes[3], frente a la demanda de habilidades digitales.



La transformación digital[4] implica una disrupción en las funciones realizadas por el sector público con la finalidad de ofrecer servicios públicos más eficientes y personalizados al ciudadano. Este cambio estructural consiste en la creación de nuevas tareas y la modificación y/o sustitución de algunas otras. Incluso, en algunos temas, son cambios irreversibles. Este es el caso del traslado físico de papeles y su reemplazo por un sistema de gestión documental (BID, 2021) En tal sentido, es necesario que el Estado identifique y focalice acciones claves para preparar al joven trabajador público con las competencias necesarias para hacer frente a dichos desafíos.


En el presente artículo se abordarán dos caras de una misma moneda: la capacitación ofrecida a la administración pública (oferta) y el manejo actual de tecnología de la misma (demanda).


Por el lado de la oferta, la capacitación es un proceso crucial para la adaptación a la transformación digital, así como en la profesionalización del trabajador público. Ello trae un mejor desempeño de los beneficiarios y una mayor calidad de la provisión de servicios por la institución responsable (BID (2021) ; Servir (2019)). Cabe mencionar que sólo los servidores civiles[5] tienen el derecho de recibir capacitaciones (PCM, 2017). Esto quiere decir que para aquellos jóvenes contratados por locación de servicio, que equivalen al 38% de su grupo etario laboral[6], el Estado no tiene la obligación de brindársela (INEI, 2019).


Del lado de la demanda, los trabajadores deben manejar las tecnologías tradicionales (computadora, internet, etc.) así como las más actuales (internet de las cosas, metodologías ágiles, etc.) para una mayor eficacia y eficiencia de sus funciones. Los jóvenes servidores ocupan un rol principal en dicho proceso dado que aportan dinamismo, innovación y modernización en el sector público (Triantafilio & Marchant, 2017). En tal línea, la presidenta de SERVIR[7] declaró recientemente que todo servidor público innovador debe tener conocimientos sobre las tecnologías de información y comunicación – TIC (SERVIR, 2021). En contraste, el nivel educativo de los empleados estatales debería ser una condición necesaria pero no suficiente para lograrlo. En el 2019, 3 de cada 5 servidores jóvenes contaba con estudios universitarios o técnicos completos[8]. Asimismo, en cuanto a la familiarización de las TIC por parte de los servidores juveniles, casi el 60% tenía acceso a internet en su hogar en el mismo año[9] (INEI, 2019).


En conclusión, el Estado debe implementar medidas de formación laboral focalizadas en dos dimensiones: (i) servidor público joven y (ii) las tareas con mayor potencial de verse afectadas por la transformación digital. El joven servidor público es una pieza clave en esta reforma, tanto por el creciente espacio que ocupan dentro del aparato estatal (1 de cada 4 empleados públicos pertenece a este grupo, según el INEI, 2019), como en términos de potencialidad de aprendizaje digital.


Desde Impacta, promovemos la capacitación de los jóvenes con herramientas innovadoras para proponer soluciones a problemáticas de la gestión pública. En tal sentido, hemos realizado 3 ediciones del Programa de Formación, que está dirigido a jóvenes entre 20 a 30 años que trabajan actualmente en el sector público. De forma complementaria, fomentamos espacios de discusión sobre la reforma digital del Estado Peruano, como por ejemplo, mediante el conversatorio “Transformación digital del sector público”[10], realizado el mes de septiembre del año pasado.


¡Para este artículo agradecemos a Braulio Arteaga de Impacta!

[1] Los datos referentes a INEI (2019) fueron calculados con la Encuesta Nacional de Hogares, disponible en http://iinei.inei.gob.pe/microdatos/. Se utilizaron los factores de ponderación para su inferencia a nivel nacional. No se consideró la ENAHO 2020 dado que presentaba casi el 30% de información ausente en la población de interés, en comparación, a la del 2019, que no tenía esta característica. En el caso de la ENAHO 2021 trimestral decidió no utilizarse para evitar subestimar el cálculo de los estadísticos por la problemática actual de eliminación de CAS. Finalmente, el código para replicar las cifras señaladas se puede solicitar al correo info@impacta.pe [2] Los términos empleado público, trabajador público y servidor público se utilizarán de forma indistinta a lo largo del texto. El objetivo es hacer referencia a la masa laboral total del sector público (servidor civil, locación de servicios, etc.).

[3] Para los fines de este artículo se considera joven a las personas de 18 a 35 años de edad.

[4] Proceso continuo, disruptivo, estratégico y de cambio cultural que se sustenta en el uso intensivo de las tecnologías digitales, sistematización y análisis de datos para generar efectos económicos, sociales y de valor para las personas (Plataforma Digital Única del Estado Peruano).

[5] Incluye el cargo de funcionario público, directivo público, servidor civil de carrera y servidor de actividad complementaria (Congreso de la República, 2013).

[6] No se puede distinguir entre aquellos jóvenes que trabajan en una relación subordinada de los que realmente hacen funciones transitorias.

[7] Autoridad Nacional de Servicio Civil.

[8] Incluye las categorías: superior no universitaria completa, superior universitaria completa y maestría/doctorado. En otras palabras, se agregan los estudios superiores completos.

[9] La población de referencia son los servidores públicos jóvenes, es decir, aquellos de 18 a 35 años que laboran en la administración pública.

[10] Disponible en https://www.facebook.com/impacta.pe/videos/394033838257501


Referencias:

  • BID (2021). Transformación digital y empleo público: el futuro del trabajo del gobierno. Obtenido de

https://publications.iadb.org/publications/spanish/document/Transformacion-digital-y-empleo-publico-El-futuro-del-trabajo-del-gobierno.pdf

  • Congreso de la República (2013). Ley 30057. Ley del Servicio Civil. Obtenido de

https://storage.servir.gob.pe/servicio-civil/Ley%2030057.pdf

  • INEI (2019). Encuesta Nacional de Hogares 2019. Obtenido de

http://iinei.inei.gob.pe/microdatos/

  • PCM (2017). Decreto Supremo Nº 117-2017-PCM. Modificación de la Sexta Disposición Complementaria Transitoria del Reglamento General de la Ley del Servicio Civil. Obtenido de

https://storage.servir.gob.pe/gdc/archivos/REG_30057_GDC_3.pdf

  • Plataforma Digital Única del Estado Peruano. Consultado el 17/09/21. Transformación Digital en Perú. Obtenido de

https://www.gob.pe/transformaciondigital

  • SERVIR (2019). Análisis de la ejecución de los Planes de Desarrollo de las Personas (PDP) al servicio del estado. La inversión del estado en sus servidores públicos. Obtenido de

https://www.gob.pe/institucion/servir/informes-publicaciones/878322-analisis-de-la-ejecucion-de-los-planes-de-desarrollo-de-las-personas-pdp-al-servicio-del-estado

  • SERVIR (2021). Conozca el perfil del servidor público innovador que requiere el Estado. Nota de prensa. Obtenido de

https://www.gob.pe/institucion/servir/noticias/498395-conozca-el-perfil-del-servidor-publico-innovador-que-requiere-el-estado

  • Triantafilio, D. & Marchant, H. (2017). Talento joven y Estado: Desafío de revalorización de la función pública. Experiencias prácticas en Chile. Obtenido de

https://biblioteca.digital.gob.cl/handle/123456789/767


89 vistas0 comentarios