• Equipo Impacta

Historia de Éxito 004: Walter Rengifo






¡Conozcamos a Walter Rengifo! Un joven gestor público, apasionado por la educación, que enfrenta nuevos retos a su ingreso al MINEDU en plena cuarentena Nacional. Nos cuenta su gran aporte a la educación pública en esta nueva modalidad a distancia y su labor como agente de cambio para lograr mejores oportunidades para más peruanos.







Entrevistado:


  • Walter Rengifo: 29 años, Gestor – Pontificia Universidad Católica del Perú,Ministerio de Educación (MINEDU)


1) ¿Cómo nació tu interés por la Gestión Pública?


Siempre he estado motivado por el servicio público y el potencial que tiene para crear valor para los demás. La primera vez que pensé en trabajar en el Estado fue cuando mi padrino, que es abogado de profesión, comenzó a trabajar con el Gobierno Regional de Áncash, hace aproximadamente 15 años. En aquella época se mencionaba constantemente el tema del canon minero y que en nuestro país había mucho dinero; sin embargo, lo único que se veía en las portadas de los periódicos eran titulares como: “Se gastó solo el 20% del presupuesto público”. Según mi padrino, una razón era que el Estado no contaba con personas calificadas y talentosas que le permitieran avanzar. Esto me llamó mucho la atención y ahí nació la idea de querer ser parte del sector público. Más adelante, de casualidad, tuve la oportunidad de asistir a una charla en la Pontificia Universidad Católica del Perú sobre la carrera de Gestión, en donde explicaba cómo era una versión diferente a Administración de Empresas, porque incluía gestión social, relacionado a las organizaciones de cooperación, ONG’s, y también incluían la gestión pública, el trabajo en entidades del Estado. Ahí dije: “Ah, esto es lo que quiero”.



¿Qué es lo que te apasiona de la Gestión Pública?

En mi caso, hay una razón muy etérea y general que es el hecho de ayudar al otro. Yo tenía muy clara esta idea; iba a trabajar en los Gobiernos Regionales a favor de la descentralización. Pero, cuando llegué a la Universidad y empecé a estudiar estos temas, me di cuenta que la perspectiva de cambio desde el Estado era mucho más grande de lo que pensaba. Cualquier Estado debe ser el responsable de otorgar oportunidades de desarrollo mínimas a todas las personas que lo conforman, sin importar dónde nacieron. Cuando profundicé en esta idea, me comenzó a generar gran interés el Sector Educación. Para mí, la educación y la salud son las bases para construir ciudadanía. Me apasiona entender y hacer entender a los demás que desde el Estado debemos tratar de tener un servicio público bueno y desestigmatizar que lo público es malo o inferior a lo privado.


El trabajo que vengo realizando en el Ministerio de Educación me apasiona mucho. Las cosas que observo, la literatura y evidencia que encuentro me permiten fortalecer mi trabajo en la gestión pública para que al final más peruanos (como decía) tengan mejores oportunidades y se formen como ciudadanos críticos. (Se emociona) “Ideas un poco románticas de lo que significa trabajar en el Estado”.



¿Cuáles han sido los grandes proyectos o las grandes líneas de acción que has estado viendo que contribuyen a la Gestión Pública?

Esta es mi tercera vez en el Ministerio. Actualmente, me encuentro en la Unidad de Planificación y Presupuesto (UPP). Esta vez he visto dos proyectos:


● El primero relacionado con el presupuesto de los COAR (Colegios de Alto Rendimiento ubicados a nivel nacional) en el marco de la pandemia. Como se sabe, los COAR son internados en donde los estudiantes viven dentro del colegio durante todo el año escolar. Asimismo, su ritmo de estudio es diferente y cuentan con un plan de trabajo diferenciado al de una escuela regular. Algunas preguntas que surgen en este contexto son, ¿Cómo hacemos un COAR virtual o a distancia? o ¿Qué dice la evidencia sobre eso? También, he asesorado a la UPP en la programación del Presupuesto 2021. Aunque toda esta coyuntura nos haya tomado por sorpresa, no podemos tener un presupuesto 2021 mal hecho. Tenemos que tener claridad sobre cómo vamos a gastar y en qué se va a gastar el próximo año.


● El segundo proyecto que estoy viendo está relacionado con el presupuesto para la formación docente. Aquí una pregunta que estamos intentando responder con el equipo es ¿Cómo capacitamos a los profesores en estas circunstancias?



¿Cuál crees tú que es el mayor aporte que damos nosotros los jóvenes en la Gestión Pública?


Una condición que tienen todas las personas menores de 35 años es que somos nativos digitales. Desde que estábamos en el colegio ya había celulares y hemos usado computadoras desde nuestra niñez. Incluso, los niños de ahora usan Ipads o Tablets, por lo que en general nuestra relación con la tecnología termina siendo muy intuitiva. Por ejemplo, usamos una app y rápidamente podemos crear conocimiento sobre eso, lo cual es muy enriquecedor para el contexto actual porque el Estado se está reconfigurando a una modalidad a distancia para crear valor a sus ciudadanos. De esta manera, los jóvenes contamos con una gran ventaja competitiva al tener más experiencia con el uso de las herramientas digitales.


Siendo nuestra generación la del Internet, creo que es mucho más importante saber cómo identificamos la información. Es decir, es más importante saber cómo investigar y diferenciar una opinión de un hecho real o un dato de una opinión, al tener acceso a tanta información. Por el contrario, la gente más adulta considera que es más importante acumular conocimiento que investigar. Esa forma de pensar está quedando en desuso y no se puede ajustar a las necesidades actuales.


¿Cuál crees que debería ser la postura del Estado para que más jóvenes tengan interés en la Gestión Pública?


La contratación es un tema fuerte. Se ha tratado de buscar meritocracia con las convocatorias abiertas para los Contratos Administrativos de Servicios (CAS). Sin embargo, la situación cultural en la que vivimos la impide, desde la corrupción sistemática hasta las relaciones amicales. Este punto es complejo, a mucha gente le decepciona ver un CAS, postular y sentir que no van a ser seleccionados por más que lleguen a la etapa final, porque se tiene la idea de que probablemente ya está definido. Desde mi propia experiencia les digo que eso no siempre es así. Yo conseguí mis prácticas a través de la bolsa de trabajo de mi Universidad, tuve la entrevista, en donde no conocía a las personas y me aceptaron. Practiqué en la Gerencia de la Mujer de Municipalidad de Lima y fue una etapa de mucho aprendizaje. También tengo amigos que han postulado a convocatorias CAS en las que no conocían a nadie y lo lograron. En cualquier caso, mi primera recomendación es que siempre intenten si lo desean. Lo segundo, es tener en cuenta cómo funciona el sistema y tratar de encontrar maneras de abrir esas puertas. Eso se logra yendo a los espacios, moviéndose en organizaciones sociales, entrando a foros, conversatorios y charlas; en donde conoces a personas que pueden comentar sobre la existencia de oportunidades laborales. Siempre hay oportunidades para entrar al Estado.



¿Cuál sería el principal mensaje que le quisieras dejar un joven que está interesado en entrar y trabajar en la Gestión Pública?


Hay dos cosas que son principales: Una, es que al trabajar en el Estado sientes la importancia de lo qué haces, al final estás generando valor público. Eso quiere decir, que nuestro trabajo está permitiendo que logremos un Perú mejor y en gran medida que facilitemos la vida de algunas personas (principalmente, de las que tienen menos recursos). Y eso ayuda mucho porque crea externalidades muy buenas para todos, teniendo una población más educada y más sana.


El otro mensaje se basa en las dificultades de estar dentro del Estado, ya que tiende a ser lento. Esto es frustrante, a veces, pero eso hace que como seres humanos tengamos que ser muy creativos, inteligentes y críticos. Es decir, es como si estuvieras en un gimnasio mental; tienes que sacar cosas y moverlas hacia dónde creas que deben ir.

315 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo