• Impacta Jóvenes por la Gestión Pública

Historia de Éxito 012: Ronald León

¡Conozcamos a Ronald León! Abogado experto en diversas ramas del derecho, incluyendo derecho administrativo, derecho del consumidor, competencia y propiedad intelectual, con experiencia dirigiendo equipos en el sector público. Ronald nos comenta sobre las cualidades necesarias para contribuir y crecer en el Estado y sobre la utilidad de aplicar una visión de políticas públicas en sus funciones.



  • Ronald León: 31 años. Abogado por la Universidad de Piura. Magíster en Derecho de la Empresa por la Pontificia Universidad Católica del Perú. Cuenta con especialización en Políticas Públicas por la Universidad del Pacífico y en Derecho Administrativo por la Universidad de Valladolid (España) y la Universidad de Piura. Experto en diversas ramas del derecho, incluyendo derecho administrativo, derecho del consumidor, competencia y propiedad intelectual. Director de Fiscalización del Indecopi.

1) ¿Cuáles fueron tus motivaciones para entrar al sector público una vez concluidos tus estudios de pregrado?


Empieza con mis papás, quienes han trabajado en el Estado: mi mamá como profesora y mi papá como docente universitario. Desde esa línea aprendí sobre la importancia del servicio público. Luego, incluso antes de terminar la carrera realicé prácticas en diversas instituciones públicas —por ejemplo, en el Ministerio Público y Poder Judicial— y pude ver que lo que yo hacía tenía un valor público que beneficiaba a la ciudadanía. Ahí nació el interés de siempre estar en el sector público.


2) Tuviste la oportunidad de trabajar en diversas instituciones públicas antes de entrar al Indecopi, donde laboras actualmente. ¿Qué aprendizajes consideras que se pueden obtener de haber trabajado con diversas instituciones del sector público?


Para mí, lo principal fue conocer la realidad desde diferentes enfoques. Después de eso, tu aprendizaje depende mucho de qué tantas ganas tienes de aportar a la solución de los problemas que te toca resolver como servidor público y de la posición en particular que vas ocupando. Cuando inicias tu carrera y empiezas a trabajar como asistente o analista, te vas empapando y vas conociendo sobre el funcionamiento de una entidad pública, y en cada una de estas es fundamental el conocimiento en diferentes materias que adquieres de tus jefes. He tenido la suerte de tener buenos jefes que me han inculcado el valor del servicio público.


3) Ingresaste al Indecopi hace varios años y desde entonces has crecido como profesional junto con la institución. ¿Qué le recomiendas a un joven que quiere desarrollarse profesionalmente en el Estado, especialmente en cuanto a la búsqueda y toma de oportunidades de crecimiento?


Yo creo que lo primero que debemos tener claro es que tenemos esa vocación de servicio para trabajar en el sector público, dado que el Estado requiere ciertos esfuerzos y sacrificios. Una vez que tienes claro que tienes esa vocación, el siguiente paso sería identificar en qué rama te sientes más cómodo y en dónde puedes aportar más, lo cual vas aprendiendo a medida que va pasando el tiempo y gracias a la experiencia que vas adquiriendo. Por ejemplo, muchas de mis prácticas trataron sobre derecho penal, pero después de venir a Lima y con el tiempo pude empaparme de materias como el derecho administrativo y la protección al consumidor. Fue así como me di cuenta de que esta era la rama en la que, habiendo seguido preparándome y aprendiendo, puedo aportar más. Naturalmente, uno nunca deja de seguir estudiando y aprendiendo nuevas materias en el camino.


4) ¿Cuáles de tus cualidades consideras que te han sido más útiles en tu trayectoria profesional?


En el Estado son importantes dos cosas. En primer lugar, está el tener la capacidad de trabajar bajo presión. Sabemos que en el sector público hay mucha carga y se presentan muchas problemáticas a las que hay que darles solución. Lo segundo es ser multifacético: si quieres crecer en el sector público no puedes quedarte con una visión limitada, pensando por ejemplo que solo puedes hacer informes o tareas similares. A medida que desarrollas más habilidades puedes ir creciendo y tomando otras posiciones. Los jefes van viendo tu desenvolvimiento y eso es importante; así empiezas a asumir nuevos roles, ya no como asistente sino como coordinador y, después, como jefe o director.


5) ¿Cómo fue para ti ese cambio a una posición de líder o gestor de personas? ¿Consideras que fue difícil, o las habilidades que desarrollaste antes facilitaron la labor?


El cambio a manejar personas no es fácil; por el contrario, es todo un proceso. Cuando recién empecé a gestionar personas tenía un equipo reducido de 10 miembros. Luego llegué a tener 50, luego 200 personas a cargo. No es tarea sencilla porque no solo debes tener una visión técnica sino también el manejo de habilidades blandas. Debes ser paciente y empático y, además, comprender lo que tu equipo necesita. Dicho ello, no es imposible. Depende del esfuerzo y de las habilidades que desarrollas; de hecho, llevé cursos que me ayudaron a gestionar de mejor manera a mis equipos de trabajo. Y es determinante que tu equipo crezca: tiene que crecer y tener mejores oportunidades de las que tal vez tuviste tú.


6) Cuéntanos más sobre estos cursos. ¿Por qué estudiaste una especialización en Políticas Públicas y de qué manera contribuyó este programa a tu desarrollo profesional?


Esa especialización fue clave para mí porque me ayudó a mirar de una manera mucho más técnica y estratégica cómo podemos darles solución efectiva a los problemas del sector público. Hoy me dedico básicamente a la fiscalización y es importante en mis labores del día a día tener esa mirada: uno busca el cumplimiento de normas y estas deben estar orientadas a la solución de un problema público. Tener esa visión completa del funcionamiento de una política pública me ayudó a incorporar estos procesos a mi área.


7) Usualmente se asocia al término de “políticas públicas” con los ministerios. ¿De qué manera se emplea una visión de políticas públicas en el Indecopi y, en particular, en tu área de trabajo?


Usualmente los ciudadanos relacionamos a las políticas públicas con los grandes problemas que tenemos en el país (como, por ejemplo, falta de nutrición) y estos usualmente están acotados al campo de los entes ministeriales. Pero nada nos impide traer esa visión a nuestras propias funciones en otras entidades públicas. Por ejemplo, una innovación que nosotros tuvimos fue implementar un ciclo de fiscalización basado en el ciclo de una política pública. El ciclo tiene cinco etapas, comenzando con la de Monitoreo. En esta etapa, recopilamos todas las fuentes de información a las que tenemos acceso (por ejemplo, los registros de reclamos y las redes sociales). Una vez recopilada la información, pasamos al Diagnóstico. Ahí estudiamos qué está pasando y evaluamos si se puede enfrentar el problema con una fiscalización o si es mejor recurrir a otras alternativas.


Para aquellos casos que se pueden solucionar mediante fiscalización, pasamos al Diseño. Esto implica crear una estrategia de intervención, lo cual incluye definir criterios para elegir a quiénes intervenimos y cómo lo hacemos. La cuarta etapa es la Ejecución, en la cual ponemos en marcha la intervención. Finalmente, pasamos a la última etapa, y una de las más importantes: Seguimiento y Evaluación. De nada sirve que una entidad gaste recursos en ejecutar funciones cuando no sabe si lo que ha hecho ha tenido un impacto o no. La entidad debe preguntarse “¿qué logré?”. Para nosotros, esto significa preguntarnos si logramos que los actores intervenidos cambien su conducta o no.


Como puedes ver, hemos recogido muchos elementos del ciclo de una política pública. No se trata de algo abstracto que solo se deba manejar a nivel de ministerios, sino que puedes implementarlo en las funciones de cada entidad y así mejorar los servicios brindados a la ciudadanía. De hecho, esta innovación fue reconocida como buena práctica de gestión pública.


Nota del editor: La experiencia El ciclo de la fiscalización del Indecopi: Hacia una fiscalización eficiente de los derechos de la ciudadanía fue certificada en el 2021 como Buena Práctica en Gestión Pública en la décimo séptima edición del concurso Buenas Prácticas en Gestión Pública, organizado por Ciudadanos al Día con apoyo de la Universidad del Pacífico y su escuela de Gestión Pública.


¡Gracias por permitirnos conocer tu experiencia y aprendizajes en el Estado, Ronald!

Si deseas conocer más #HistoriasdeÉxito, síguenos en nuestras redes sociales.

200 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo